COMO ES EL HOMBRE QUE LAS MUJERES QUEREMOS

«Un hombre”
Tan seguro de sí que no tema mi plena realización como mujer que jamás me considere su rival en ningún aspecto, sino que sea para mí como yo para él eternos compañeros.

«Un hombre”
Que no tema a la ternura, que se atreva a ser débil cuando necesite detenerse, o recobrar fuerzas para la lucha diaria, que no piense que al amarme me derroto o que al amarlo me aniquila.

“Un hombre”
Que me proteja de los demás y de mí misma, que conociendo mis errores, los acepte y me ayude a corregirlos.

“Un hombre”
Que quiera y sepa reconocer mis valores espirituales y sobre ellos pueda construir todo un mundo, que nunca me rebaje con su trato.

“Un hombre”
Que en cada amanecer alimente nuestro amor con delicadeza, que sepa que para mí, una flor entregada con un beso, tiene más valor, que una joya entregada por medio de un mensajero.

“Un hombre”
Con quien pueda hablar, que jamás corte el puente de la comunicación, ante el que me atreva a decir todo lo que pienso, sin temor a que me juzgue, que sea capaz de decirlo todo, hasta que no me ama.

“Un hombre”
Que tenga siempre los brazos abiertos para que yo me refugie en ellos cuando me sienta amenazada e insegura, que conozca su fortaleza y mi debilidad; pero jamás se aproveche de ella.

“Un hombre”
Que tenga siempre los brazos extendidos para que yo me refugie en ellos cuando me sienta avergonzada o insegura, que conozca su fortaleza y mi debilidad, pero que jamás se aproveche de ella.

“Un hombre”
Que tenga abiertos los ojos a la belleza, a quien lo domine el entusiasmo y ame intensamente la vida, para quien cada día sea un regalo inapreciable que hay que vivir plenamente aceptando el dolor y la alegría con igual serenidad.

“Un hombre”
Que sepa ser más fuerte que los obstáculos, que jamás se amilane ante la derrota y para quien los contratiempos sean más retos que adversidad, y que esté tan seguro de su poder que no sienta la necesidad de demostrarlo a cada minuto.

“Un hombre”
Que no sea egoísta, que no pida lo que no se ha ganado, pero que siempre haga esfuerzos para tener lo mejor porque lo ha ganado.

“Un hombre”
Que se respete a sí mismo, porque así sabrá respetar a los demás; que no recurra jamás a la burla ni a la ofensa, que más rebajan a quien las hace
que a quien las recibe.

“UN HOMBRE”
Que no tenga miedo de amar, ni que se engrandezca porque es amado, que goce cada minuto de su vida como si fuera el último, que no viva esperando el mañana porque tal vez nunca llegue.

Leave a Reply