Carta para el Amor de mi Vida

Sabes que no soy buen@ expresando mis sentimientos, así que voy a intentar decírtelo de la única forma que sé. Sin licencias poéticas, sin metáforas y sin versos con rima, así, cruda y brutalmente te quiero. Y así es como tengo que decírtelo. Eres el hombre de mi vida. Y podría escribirlo en mayúsculas porque tengo la certeza de que es así.

Algo que sea sencillo pero grande, claro y profundo.

Que cuando me leas sepas lo grande que es mi amor.

Has sido lo más bello de mi vida y nunca me arrepentiré pase lo que pase.

Gracias por llegar a mi vida, llegaste inesperadamente, pero yo sé que te esperaba… no sé cuando, solo sé que llegaste tal y como quería que fueras.

Eres mi Amor Especial. Dios nos ha puesto en el mismo camino y quisiera que en el estuvieras siempre.

En mis pensamientos estás, entras en mi mente dulce y suavemente… ¡si vieras qué bien sabe!
No soy poeta pero sí una persona enamorada; que quiere cumplir el compromiso que tengo contigo, demostrarte y hacerte saber lo importante eres para mí.

Nunca olvides que siempre estaré para ti, trataré de hacer lo mejor por ti, porque no me pides nada y siempre estás dispuest@ a darme lo mejor de ti mismo.

Amor Mío, gracias:
Me haces reír, me haces sentir querid@, te preocupas por mí, sólo puedo agradecerte dando lo mejor de mí.

Soy tan feliz contigo porque a tu lado siento, por fin, que formo parte del mundo, por tu forma de minimizar los problemas, por la complicidad que hemos creado y porque contigo ha empezado a cobrar sentido el “para siempre”. Pero sobre todo soy tan feliz en tu abrazo.

Tengo que agradecerte tu paciencia conmigo, porque soy consciente de que a veces puedo llegar a ser una persona muy complicada. Con tu serenidad y tu mano, consigues traerme de nuevo al camino de la calma y de los pasos firmes. Tu apoyo ha sido, es y será vital para que pueda seguir adelante.

Mi Tierno y Dulce amor, ¡cuánto te Amo!
Dios te bendiga por ser tan buen@ conmigo.

Leave a Reply